miércoles, 12 de julio de 2017

Artículo de Manolo Ozáez para el Programa de Fiestas de Bailén 2017, en representación de la Asoc. Hist. Cult. General Reding

"Son los últimos que se rinden, los primeros que abren fuego. Temen a la vida sin horizontes y aman la libertad por encima de todas las cosas: los llaman artilleros"


Esta frase de Manolo Ozáez, sobre obra escultórica de Antonio Miguel Troyano, y en la que colaboraron gran número de miembros de la Asociación Histórico Cultural General Reding, preside la sede de nuestra Asociación, desde la calle las Huertas, de Bailén. En el 2016 cumplía diez años de existencia el colectivo de artillería de nuestra ciudad, creado expresamente para los actos del Bicentenario de la Batalla de Baylen. Muchos son los acontecimientos, anécdotas y aventuras vividas por sus miembros, hoy ya amigos, pero poco se sabe de la historia de esta placa, de la que algún día se hablará, como la famosa placa del primer centenario, que se expone al inicio de la calle María Bellido, en honor precisamente a nuestra heroína. Es nuestra intención dejar constancia, de primera mano, de cómo surgió la idea.

En el año 2010, la Asociación Caecilia germinó y gestó la idea de celebrar el paso por nuestra ciudad, en la segunda mitad del siglo XIX, del famoso escritor danés Hans Christian Andersen, pernoctando una noche en las posadas del lugar. Este hecho, que nos llegó por mor de la investigación del amigo e historiador Jesús Ruiz de Burgos, recogido en el libro “Viaje por España”, del citado autor danés, nos permitió montar todo un acontecimiento en torno a tan fundamental hecho histórico, incluida la llegada a nuestra ciudad del entonces embajador de Dinamarca, Lars Thuesen, coincidiendo con la entrega de los Premios Caecilia, una conferencia sobre los Tercios de Flandes y la presentación oficial de la novela “Nunca supieron de qué guerra se trataba”, del autor de este artículo. Con tal motivo, se descubrió una placa en la calle Sevilla, sobre el enrejado de una vivienda particular, obra también del artista Antonio Miguel Troyano, y en la que también colaboraron, entre otros, Miguel Ángel Perea Monje, Nicolás Manuel Ozáez y Miguel Ángel Padilla.

Previamente se trabajó sobre una placa de mármol, si bien se produjeron algunos incidentes sobre el material que propició su sustitución por la actual. No obstante, dicha placa de mármol, apenas dañada en las grabaciones, quisimos recuperarla por lo que fraguó la idea de realizar una placa homenaje a la artillería que se ubicara en la recién inaugurada sede de la Asociación H. C. General Reding, encomendándose su realización al presidente de la Asociación, el citado Antonio Troyano, y asimismo encargándole al secretario de esta, señor Ozáez, la creación de varias frases que recogieran el espíritu de la artillería. Fueron al menos tres las frases presentadas a los miembros de la asociación, aunque desde un principio, la casi totalidad de los componentes de Reding, optaron por la citada "Son los últimos que se rinden, los primeros que abren fuego. Temen a la vida sin horizontes y aman la libertad por encima de todas las cosas: los llaman artilleros", que se incrustó en dicha placa, y esta, inicialmente en la parte izquierda de la entrada al edificio, lugar que posteriormente se cambió por el actual, en el primer piso, junto al estante exterior de las banderas, visible para los viandantes, e iluminado. Como he dicho antes, fueron al menos diez, los miembros que, de una forma u otra, colaboraron pegando letras, o creando formas para ubicar en el conjunto, siempre bajo la dirección de Troyano.

Posteriormente, recibí la llamada del entonces subteniente de la Guardia Civil de Bailén, don José Susi Liébanas, preguntándome si conocía la ubicación de dicha placa sobre la artillería, a lo que contesté afirmativamente, no sin manifestarle mi sorpresa. Fue entonces cuando me dijo que había recibido una llamada de un comandante de artillería de Valencia, que quería una fotografía de dicha placa, puesto que era su intención felicitar al Arma de Artillería de toda España con dicha imagen -no recuerdo bien si fue por Navidad o por otra onomástica-. Por supuesto, le remití varias fotografías de dicha placa, con su leyenda, sin tener posteriormente más noticias de este hecho.

Hace apenas dos años, volví a recibir otra llamada de un Hijo Adoptivo de Bailén, el coronel, exsubdelegado de Defensa de Jaén, don Ángel Sanz Arroyo, solicitándome que le remitiera varias fotografías de dicha placa, que suponía ubicada en nuestra sede, pues de un Cuartel de Artillería de Cádiz, ciudad en la que reside nuestro amigo actualmente, se habían interesado por el detalle de la placa, y, según me dijo, por la hermosa frase que se insertaba en la placa, pues era intención utilizarla para algún acto o evento del que no tuvimos más noticias. También, por supuesto le autorizamos a ello, orgullosos de que Bailén recorriera de norte a sur, y de este a oeste, los cuarteles y los corazones de nuestros militares artilleros... y otros que no lo son, y a los que también les ha enamorado dicha enseña.

En la actualidad, se está realizando una copia a pequeña escala de dicha placa, para donarla a la asociación hermana, la Orden de Caballeros Ballesteros de la Santa Veracruz del Rey Fernando III, que la colocaría en el rincón de la artillería, en la sede de Santa Elena, y otra réplica para donar a la Asociación de Voluntarios Reservistas de Jaén, Fernando III El Santo, entidad con la que guardamos una estrecha relación, así como otros proyectos relacionados con dicha placa, su frase y nuestra asociación, que engarce en los mejores valores de la tradición histórica y militar de nuestra ciudad, algo de lo que todos los bailenenses debemos sentirnos orgullosos.

A pesar de la anécdota de la placa de artillería ubicada en nuestra sede, la Asociación Histórico Cultural General Reding, se ha convertido en estos casi once años, en una auténtica embajadora de nuestra cultura, de nuestra historia, de nuestra literatura, de nuestro arte y de nuestra famosa Batalla, participando en más de doscientos eventos y acontecimientos por toda la geografía española, por Francia, Portugal, por Italia, creando Encuentros con Poetas, Encuentros con Reservistas Voluntarios con imposición de medallas, hermanándonos con la Orden de Caballería citada, y antes, con la Asociación Histórico Cultural The Royal Green Jackets de La Coruña, y ampliando el horizonte de nuestra historia, y el inmenso círculo de amigos que hemos forjado... en mil y una batallas.




Nicolás Manuel Ozáez Gutiérrez, Secretario de la Asociación Histórico Cultural General Reding, y autor de la frase inserta en la placa citada.

viernes, 16 de junio de 2017

Texto de Manolo Ozáez que aparecerá en el 2º libro sobre la Batalla de las Navas de Tolosa en breve espacio de tiempo

Apenas un cielo claro del mes de julio. El polvo acumulado en los estrechos pasos de Despeñaperros.
70.000 almas avanzando bajo las estrellas que les acompañan. Una luna advierte un sol de castigo.
Castilla, Navarra, Aragón y las Órdenes Militares ante un cruel invasor con 125.000 soldados confiados.
Un pastor, Martín Alhaja, que les abre el Paso de la Losa, hacia la Mesa del Rey, en Santa Elena.
López de Haro, arropado por sus Caballeros ataca el frente. Los almohades los repelen.
Sangre, sudor. Los mil rostros del dolor. Los cuerpos esparcidos por esta tierra mancillada.

Horas de batalla. El sonido del acero lacerando. Los gritos. Las proclamas. Los silencios rotos.
Las estrategias que acompañan a una victoria, o a una derrota –depende del valor, o de su vileza-,
apenas asoman fuerzas de una flaqueza más que humana. Se lucha por un futuro sin cadenas.
Se muere por un porvenir de esperanza. La muerte importa, aunque no más que la dicha de la libertad.
2.000 cristianos entregados a una señal del cielo. 90.000 musulmanes yacen en el campo de batalla.
Tal vez los libros omitan la gesta, oculten la realidad o silencien luctuosamente la proeza.

Acaso se pueblen los campos victoriosos de jamargos, abetos o adelfas, de pasajeras aves en desbandada,
o de tortuosos riachuelos buscando un plácido río donde culminar su peregrino y angosto viaje.
Acaso no se escuche el fragor de aquella batalla, el retumbar de aquellos cascos, el tam-tam de los timbales. 
Quizás todo eso. O tal vez nada. Una Orden de Caballeros Ballesteros de la Santa Veracruz del Rey Fernando
de las Navas de Tolosa, de Santa Elena, de Jaén, tierra de cruciales batallas, de Andalucía, de Europa y de España,
sostiene y lima su espada, viste y calza su coraza, tensa al infinito la ballesta, libra esa batalla
en la que se reivindican los valores, la empresa, la hazaña, para que generaciones futuras la escuchen,
la oigan,la conozcan, y perdure en los siglos no como flor de un día, sino como la verdad que en ella entraña.


Manolo Ozáez, miembro de la Orden de Caballeros de Santa Elena



Borrador del nuevo texto

miércoles, 14 de junio de 2017

Nuevas fotografías del autor del blog en Londres

Fotografías de Mayka

El famoso puente de Londres


Secuencia de Abbey Road




Su pasión: las motos

En la línea Cero del Meridiano de Greenwich

Museo Naval de Londres






domingo, 4 de junio de 2017

Imágenes de la quedada motera y de aviones en los Llanos de la Infanta (Jaén) del sábado de la Final de la Champión

A la quedada motera de los Llanos de la Infanta, mezclada con exposición y visitas de aviones ultraligeros, acudieron miembros de la redacción de la revista BAILÉN INFORMATIVO, que nos ofrecen estas imágenes captadas por móvil










Manuel Ozáez junto a una de las avionetas expuestas en la quedada motera y aérea











   Asociación CAECILIA

domingo, 28 de mayo de 2017

fotografías de los actos de Recreación de la 2ª Guerra Mundial en Santa Elena

Organizado por diversos estamentos locales y provinciales, como el propio Ayuntamiento de Santa Elena, o la Orden de Caballeros de Santa Elena, y dirigidos por nuesttro amigo, el ubetense Pablo Lozano, el fin de semana pasado, en la ciudad hermana de Santa Elena pudimos disfrutar del contacto y conversación con varios escritores de novela histórica, en concreto del subgénero de novela bélica, con quien posamos para nuestro blog y nuestra revista, así como para los actos de la Orden en el proyecto "Camino Rural".



También participaron miembros de la Asociación H. C. General Reding, como Antonio Troyano, o el secretario de esta asociación, Nicolás Manuel Ozáez



Daniel Ortega, uno de los escritores burgaleses, y recreante

El organizador del evento, a través de su propia empresa, Pablo Lozano






Paradojas del recreacionismo: un soldado aliado, americano, junto a un soldado de la Wermat alemana

Daniel Ortega, durante su conferencia teórica y práctica en el propio campo de batalla


ASOCIACIÓN CAECILIA

martes, 23 de mayo de 2017

Recreación histórica de la 2ª Guerra Mundial en la localidad jiennense de Santa Elena

Fotos con móvil



Conferencia del escritor Daniel Ortega en pleno campamento de época de la 2ª Guerra Mundial






Manolo Ozáez con Nicolás Callejas, Maestre de la Orden de Santa Elena

Nicolás Ozáez y Nicolás Callejas, con el escritor bugalés David López Cabia


Los dos escritores burgaleses, con Nicolás Callejas, en el acto de entrega de varios libros de dichos autores, para la colección de la Casa de las Órdenes de Santa Elena




Los prolegómenos

Stand comercial junto al Museo de la Batalla de las Navas de Tolosa


Los dos Nicolás, con Antonio Troyano ataviado de  la Wermat


























Se nos ha colado esta foto de otro amigo


Fotografías de móvil de Manolo Ozáez